;

martes, 25 de agosto de 2009

La Familia Y Las Secuelas Neuropsicólogicas de sus Miembros

La escuela de neuropsicología Uruguaya menciona muchos aspectos que ayudan a entender tanto el tratamiento como el diagnostico de diversos casos neurológicos y su relación con la psicología actual, teniendo esto en cuenta la familia forma parte central en estos temas, debido a que en la mayoría de los casos la interacción del paciente con sus familiares, amigos y compañeros cambia en sentido al problema que presenta la persona, estas personas que lo acompañan por lo general toman soluciones tratando de dar soluciones a las diferentes situaciones que se van planteando, aun con carácter provisorio. Recién cuando el paciente es dado de alta y vuelve a su hogar a querer establecer su rutina diaria, la familia empieza a tomar conciencia de los cambios, tanto del paciente como de ellos como grupo.

En los miembros de la familia aparece un sentimiento de extrañeza respecto de aunque de sus integrantes al cual hoy no pueden comprender, por el nuevo problema que presenta. Es entonces cuando el enfermo pasa a ser un extraño dentro de su propia familia, la cual muchas veces confunde estos déficit con pérdida de inteligencia o pérdida de juicio.

La nueva situación trae cambios en el desempeño de los roles, laborales y familiares, en el plano económico, afectivo y social. Los roles que hasta ahora desempeñaba el paciente, transitoria o definitivamente no podrá retomarlos y deberán ser asumidos por otros miembros de la familia, sin descuidar los propios, a lo cual se debe agregar el cuidado del enfermo. A nivel de la pareja tanto conyugal como parental, el conyugue sano pasa a ser quien deberá tomar las decisiones que hasta ahora podía compartir. Aquí cobra fundamental importancia la etapa del ciclo vital, tanto individual como familiar. No solo en este sino en diversos casos aparecen respuesta sy sentimientos hacia la situación, tales como:

• Culpabilidad:
Unida casi siempre a al sensación de haber podido prevenirlo.

• Negación:
Negativa a ver la situación, imposibilidad de tomar conciencia de las dificultades reales; a creer o tomar en cuenta lo dicho por los especialistas.

• Falsas expectativas:
Se tiene la idea de así como sucedió súbitamente puede volverse a la situación anterior y ser como antes.

• Dependencia:
Desde quienes tiene secuelas moderadas hasta los mas impedidos, establecen una dependencia emocional y/o física con sus familiares, lo que muchas veces sólo ubica por debajo de sus potencialidades reales.

• Sobreprotección:
Aparece como consecuencia de la dependencia, tratando de evitar todas aquellas situaciones que, a juicio de la familia, ocasionen preocupación al enfermo; también aparece por no poder tolerar la ansiedad y angustia por no brindarle todo lo que necesita el paciente.

• Angustia y depresión:
Aparece por lo general cuando los miembros de la familia comienzan a tomar conciencia de la nueva situación, muchas veces irreversible.

• Hostilidad y rechazo:
La intolerancia, los cambios de humor y la agresividad que el paciente manifiesta en la vida cotidiana, hacen el medio familiar responda con hostilidad, llegando en algunos casos al rechazo del paciente aislándolo aun dentro de su propia familia.
El espacio terapéutico es el lugar en donde deben manifestar las dificultades actuales y donde se reactivan conflictos anteriores, es a partir de allí donde se intenta desarrollar distintas estrategias de intervención para facilitar el manejo de la nueva situación. El soporte, el apoyo y la comprensión juegan un papel crucial en todos estos llegando a poner como objetivos de tratamiento:

• La reestructura del sistema familiar.
• La reorganización en el sistema de roles.
• El establecimiento de una nueva modalidad de comunicación.
Por ultimo es importante saber que la familia necesita recuperar la homeostasis y llegar a una adecuada comprensión de toso los miembros para así llegar y tener un adecuado funcionamiento, el logro de estos objetivos se vera relacionado con el grado de contención familiar, el modo de funcionamiento y la flexibilidad en las ideas de sus miembros.

BIBLIOGRAFIA:
. Dalimas, F. (1993). “La memoria desde la neuropsicología”. Montevideo: Uruguay.
. Lorenzo, J. & Fontan, L. (2004). “Fundamentos de la neuropsicología clínica”. Departamento de Neuropsicología: Uruguay.

No hay comentarios: