;

domingo, 18 de enero de 2009

Psicopatología de la Consciencia

La consciencia es un concepto complejo en virtud de las numerosas y diversas condiciones que se requieren para su análisis. De hecho, el constructo consciencia implica un abordaje tanto neuropsicológico (referido al estudio de los órganos que sustentan su actividad), psicológico (referido a los procesos implicados en su funcionamiento que permiten el procesamiento de la información adquirida) y filosófico- moral (referido a sus relaciones con la dimensión personal de libertad).

La consciencia, en el sentido literal del término latino cum scientia, es siempre un saber percipiente acerca de algo y está siempre referida a algo que se supone percibir y, por tanto, conocer.

El vocablo proviene a su vez del griego syneidesis, que implica, además de conocimiento, una conceptualización ética o moral del término.

Cuando decimo consciencia, como proceso psicológico, está siempre referida a algo, se sobreentiende su dimensión social en el sentido amplio del se con los seres humanos y las cosas, del estar referido a los otros seres y los objetos. Así que es innecesaria la separación de los constructos consciencia como acto y consciencia como contenido.

En cuanto al aspecto funcional de la consciencia, cabe distinguir, al menos, tres importantes sectores:

1. La vigilancia o estado de alerta (arousal)
2. Claridad de consciencia
3. Consciencia de si mismo

La primera que es una condición necesaria para disponer de las otras, mediante la segunda se pueden experimentar como tales los objetos que muestran en el entorno, filtrados y modulados a su vez por los procesos de percepción y cognición, y por ultimo la consciencia de sus mismo, en virtud de la cual nos sabemos y conocemos a nosotros mismos como seres vivientes y activos, además de biográficamente coherentes en un todo unitario.
Niveles y grados de la consciencia
· Vigilancia excesiva: durante emociones fuertes, no existe adaptación óptima a la realidad. La atención no puede fijarse, es débil y difusa.
· Vigilancia atenta: flexibilidad y selectividad de acción.
· Vigilancia relajada: atención flotante, asociaciones libres de pensamiento y disminución de la consciencia del mundo.
· Ensoñación: atenuación en el proceso perceptivo.
· Sueño ligero: mínima percepción de la realidad.
· Sueño profundo: nula percepción de los estímulos externos
El siguiente nivel para alguno seria el coma, que apenas se diferencia del anterior, según el grado, las respuestas motoras son muy débiles o inexistentes.

La consciencia también supone un conocimiento o saber respecto a uno mismo. Así la consciencia de sí mismo o consciencia del yo, es la certeza del individuo despierto y lúcido acerca de que “yo soy yo mismo”, es decir, que sabe acerca de sí, que experimenta un estado de animo, que percibe, que desea, que necesita, que solicita, que siente, que piensa, que actúa voluntariamente en la continuidad de su trayectoria vital.

Trastornos del nivel de alerta y de la claridad de consciencia.

Trastornos cuantitativos
Por disminución

- Somnolencia: el paciente esta apático, con indiferencia y lentificado, se puede incluso dormir con un sueño ligero y se despierta con un mínimo estimulo extrañado, confuso, y primero se hace un movimiento de defensa que es un movimiento reflejo, por eso los reflejos están perfectamente conservados.

- Conciencia hipobulica: la conciencia vigil esta normal, el sujeto esta despierto, puede recibir información, pero esta distraído, no presta atención, esta bastante lentificado, es como estar en Babia. Aparece en cuadros de intoxicación aguda, algunas histerias.

- Obnubilación mental: siempre viene precedida de una alteración orgánica, como un tumor. La apertura al mundo de la conciencia no es completa, le cuesta entender. La síntesis de conceptos esta retardada, y el pensamiento esta enlentecido, y generalmente es reiterativo. El sujeto esta falto de interés por todo.

- Sopor: es un grado mas acusado. Hay una desorientación temporo espacial, y dificultad para evocar recuerdos. Aumento del umbral de sensaciones.

- Estado crepuscular: estado intermedio entre la conciencia vigil y onírico. Es el estrechamiento del campo de la conciencia. En determinadas ocasiones se da en momentos de alta carga emocional y durante momentos breves.

- Confusión mental: es abundante en las personas mayores el primer día que ingresan. Hay desorientación en el tiempo y espacio, esta incoherente, hay una lentificación, retraso de la percepción que pueden llevar a falsos reconocimientos (en dilirium tremends). No hay que confundirlo con la demencia, esto es un estado.

Es importante desde el punto de vista de la enfermería que en pacientes que están confundidos no confundirlos mas: paciente que esta confundido y equivoca la ventana con el armario y por tanto este cae.

- Estupor: el sujeto percibe mucha cantidad de información con alta carga emocional y se paraliza.

- Eclipse de conciencia o ausencias: en epilépticos. Son perdidas de la conciencia en fracciones de segundos, casi son imperceptibles. Se detecta por el EEG: se pide que este apretando un botón durante todo el tiempo y cuando se producen las ausencias este deja de tocar el botón. Estos se reflejan en el EEG.

Por exceso:
- Hipervigilancia: conciencia hiperlucida. Toda la información que se recibe esta perfectamente procesada. La claridad de conciencia es máxima. Las informaciones son totalmente nítidas, se da en intoxicaciones por anfetaminas, LSD.

- Conciencia escotomica: la conciencia esta comprimida y reducida, se comprime de forma rápida y al salir tienen mucha fuerza.

- Hiperfrenia: conciencia exagerada y exaltada, en pacientes maniacos.
Trastornos cualitativos
- Delirium: es grave porque es muy profundo. La actividad motora esta aumentada, hay desorientación espacial, pensamiento incoherente, alucinaciones, el ritmo circadiano esta alterado, hay falsos reconocimientos. Frecuente le delirio ocupacional, debido a la profesión que se tiene.
- Amencia: sujeto que tiene el pensamiento totalmente incoherente, en esquizofrénicos.
- Situación parasomnica de la conciencia: el paciente esta despierto pero esta mudo, quieto, con la vista fija y perdida, no reacciona ante los estímulos. En estas patologías tienen cabida todas las alteraciones de la conciencia del Yo, ya sea el Yo corporal o el Yo psíquico, también del tiempo y del espacio.

Trastorno de la consciencia del si mismo: psicopatología del YO
Los trastornos de la identidad del yo pueden adoptar, al menos tres formas de presentación.
Que una persona tenga un concepto erróneo o una ausencia de reconocimiento sobre quién es, sobre sus cualidades y sobre su propia historia, (despersonalización), esto es lo mismo que decir que esta desorientado a sí mismo o que manifiesta una desorientación autopsíquica.

Que la persona no se sienta siempre idéntica a sí mima.

Que una persona sienta la pérdida de la unidad de su propio yo, es decir, que tenga la sensación de que existen varias entidades distintas en ella misma. (Personalidad múltiple o alternante).

No hay comentarios: