;

viernes, 1 de mayo de 2009

Trastornos Generalizados del Desarrollo


Son trastornos severos, caracterizados por alteración en la interacción social, en la comunicación (lenguaje) y presencia de estereotipias. Generalmente se inician muy temprano en la infancia, entre 0 y 5 años.

1. Autismo infantil
Síndrome de Kanner o psicosis infantil temprana. Es un trastorno generalizado del desarrollo, que se refleja en un comportamiento anormal desde los primeros meses de vida, con rechazo al contacto físico, ausencia de sonrisa al tercer mes, ausencia de temor al extraño al 8° mes; la madre puede no ser reconocida por el niño; éste no mira a los ojos, es indiferente, se interesa por objetos duros, sonoros o por ruedas a las que hace girar incansablemente. No hay lenguaje, la comunicación no se establece. Más frecuente en varones que en niñas. Hay falta de respuesta a las emociones de los demás. Cuando el cuadro comienza después de adquirido el lenguaje, éste no es usado para comunicarse. Hay juego estereotipado, el niño olfatea las cosas y las personas. Puede haber trastornos del sueño y alimentarios, rabietas, conducta autoagresiva. Leo Kanner, en 1943, describió por primera vez este síndrome, que tiene una prevalencia de 1 a 4 por 10 000.

2. Otras psicosis infantiles
Algo más tardías, se inician más allá del segundo año, con lenguaje ya adquirido y variedad semiológica: crisis de angustia, inestabilidad motora, rituales defensivos, ambivalencia afectiva, regresión, incapacidad para tolerar frustraciones, etc.

3. Psicosis de la segunda infancia
Aparecen entre los 5 y 6 años, son más raras que las precoces y a veces derivan de psicosis tempranas. Evolucionan hacia la deficiencia severa en la mitad de los casos, otras van al autismo, en el cual se instalan. Puede haber mejoría parcial con desarrollo irregular, manteniendo conductas psicóticas. Pueden excepcionalmente alcanzar un mejor desarrollo global que permita la escolaridad cuando el grupo familiar colabora. En el tratamiento de las psicosis de la infancia debe enfatizarse la estimulación y la reeducación precoces y sostenidas.

4. Otras patologías infantiles
Como el síndrome de Rett en niñas y el síndrome de Asperger en varones, caracterizados por autismo y pérdida de capacidad de interacción. No son frecuentes.

5. Psicosis de comienzo tardío o "esquizofrenia infantil"
Que se inicia después de los 6 años.
Muchos niños son detectados, tras una minuciosa historia clínica, en la edad escolar. El cuadro es insidioso, con conducta impredecible, ansiedad intensa, autismo, dificultad en la relación con los compañeros de juego. Hay movimientos repetitivos y rutinarios, que de ser interrumpidos por alguien ocasionan gran molestia; bajo rendimiento escolar con dificultad para culminar las tareas; presencia de hábitos extraños, como oler las cosas, apego a ciertos objetos (telas, ruedas, papeles, etc.). Suelen presentar actitudes de autodestrucción (inferirse rasguños o heridas). Se diferencian de las psicosis más tempranas por la presencia de alucinaciones y delusiones semejantes a las del adulto. El lenguaje es ecolálico y disparatado. Puede haber obsesiones y ambivalencias. La prevalencia es de 2.5 en 10,000, más frecuente en varones. Una buena evaluación dará pautas para el tratamiento médico, social y educativo. Puede usarse drogas antipsicóticas de acuerdo a la intensidad del cuadro clínico.

6. Psicosis del adolescente
Se inician generalmente con insomnio, irritabilidad, disminución brusca en el rendimiento escolar, aislamiento y depresión; muchas veces son monosintomáticas. Las más frecuentes son las esquizofrenias cuyo inicio en la adolescencia suele ser característico. Las psicosis afectivas son de pobre aparición en edades tempranas, aunque hay informes de casos que se inician en la pubertad.

Bibliografía
AJURIAGUERRA, J. de; y, MARCELLI D. Manual de Psicopatología del niño. Edit. Toray, 1982.

No hay comentarios: