;

sábado, 31 de mayo de 2008

El método de Feldenkrais

Tal vez pocos conocen a este personaje Moshé Feldenkrais nació en 1904 en Slawuta, Ucrania, de donde emigró a Palestina, todavía bajo mandato inglés, en 1918. Trabajó en el campo hasta 1923, cuando volvió a la escuela y acabó su bachillerato en 1925. En 1930 Feldenkrais se fue a Paris donde se hizo ingeniero eléctrico y mecánico. En el 33 se inscribió en la Sorbona para hacer su doctorado en física. Investigó junto a Frédéric Joliot-Curie. Durante estos años dio clases de jiu-jitsu y empezó su aprendizaje de Judo, recibiendo el cinturón negro en 1936.

Después de la guerra volvió a Israel y trabajó hasta 1953 para el Ministerio de la Guerra. A partir de entonces dio sus clases en un estudio en la calle Alexander Yanai y lecciones de integración funcional, llegando a ser alumno suyo David ben Gurion. A finales de los años cincuenta su obra comenzó a ser conocida en Europa y los EEUU. De 1969 a 1971 formó a los primeros doce profesores en su método. En 1980 comenzó una formación para 235 estudiantes en la que sólo pudo estar presente dos de los cuatro años a causa de su enfermedad. Murió en Tel Aviv, Israel, en 1984. Su extraordinario conocimiento del cerebro humano y sus investigaciones en las áreas de la física, fisiología y anatomía fueron las bases para su creativo trabajo en la reeducación a través de la conciencia del movimiento.

Según Afirma Feldenkrais en una de sus obras, el individuo actúa de acuerdo con su propia autoimagen; esta a su vez se ve condicionada en grado variable por tres factores: la herencia, la educación y la autoeducación. Explicándolo nos muestra que la parte hereditaria es la más inmutable, el patrimonio biológico del individuo que esta determinado por su herencia física mucho antes de que el posea identidad establecida alguna. La educación determina el propio lenguaje y crea un patrón de conceptos y reacciones común a una sociedad dada, de esta manera pues la educación dependerá del ambiente en el que el individuo se desarrolle. La autoeducación por su parte es aquella que influye sobre la manera en que adquirimos la educación exterior, así como la selección del material que se aprende y el rechazo de lo que no podemos asimilar, es por ello que la educación y la autoeducación son procesos intermitentes en el ser humano.

Es por todo ello que Feldenkrais afirmó que el propósito de su método es que el cuerpo esté organizado para moverse con un mínimo esfuerzo y máxima eficacia, no a través de la fuerza muscular, sino de un mayor conocimiento de su funcionamiento.

Menciona el que nuestra autoimagen consiste en los cuatro componentes que intervienen en toda acción: movimiento, sentimiento, sensación y pensamiento, cuando alguno de estos componentes disminuye hasta el punto de casi desaparecer, la vida de la persona corre un grave peligro debido a que nuestra imagen es continua, ya que constantemente esta entregada a diferentes acciones que en todos los seres humanos es en el fondo distinto.

Al hablar de movimiento cabe resaltar que Feldenkrais escoge el movimiento como principal método debido a las siguientes razones:

ψ La principal ocupación del sistema nervioso es el movimiento ya que es imposible que ejercitemos nuestra función sensorial, emotiva o intelectiva en ausencia de una serie de acciones que el cerebro realiza para sostener el cuerpo contra la gravedad.
ψ La cualidad del movimiento es más fácil de distinguir
ψ Toda actividad muscular es movimiento, pues toda acción se origina en la actividad muscular.
ψ Los movimientos reflejan el estado del sistema nervioso.
ψ La respiración es movimiento; el proceso respiratorio refleja el esfuerzo emocional y físico al igual que cualquier otro trastorno.



En referente a los ejercicios ya hemos dicho que el método Feldenkrais establece una completa relación entre la actividad física y mental, basándose en el principio de que el ejercicio consciente del movimiento del cuerpo conlleva a un desarrollo de la actividad y la capacidad anímica, evidentemente la serie d ejercicios que se propone es muy variada y se adecua a las características de cada sujeto.


TOMA DE CONSCIENCIA A TRAVES DEL MOVIMIENTO: Consisten en secuencias de movimientos que ejercitan algún aspecto concreto de la función neuromotora (movimiento y postura). Al alumno se le brinda la oportunidad de descubrir el patrón con el cual organiza sus movimientos, y de desarrollar mejores opciones para su bienestar.

El alumno aprecia los cambios que se producen al tomar conciencia del modo en que realiza los movimientos y de las transformaciones producidas. Los ejercicios se adaptan a las características de cada alumno, con el fin de educarse a organizar mejor el cuerpo y a ampliar el repertorio disponible de los movimientos y de las posturas.

INTEGRACIÓN FUNCIONAL: Mediante ligeras y precisas manipulaciones se potencia, sin dolor y sin imposición, la movilidad del alumno. La percepción de una intervención sin forzar ni corregir permite que el cuerpo realice los ajustes necesarios para disponer mejor las posturas y los movimientos.

La sesión se ajusta a cada caso particular acorde con las necesidades, en el marco de un proceso específico de educación neuromuscular y del esqueleto.

INTEGRACIÓN COGNITIVA SENSORIO MOTRIZ: Para niños y adolescentes con bajo rendimiento escolar y atención dispersa. En una sola sesión se trabaja las áreas cognitivas, de expresión verbal y sensorio motriz para la maduración global y un adecuado desarrollo emocional y social

BIBLIOGRAFIA:
http://feldenkrais-method.org/en/node/1289
Vásquez, Mariano (1996) Las terapias del desarrollo personal. Editorial Robin Book
www.feldenkrais.com




3 comentarios:

José Ramón Garrido dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Ramón Garrido dijo...

Enhorabuena por vuestro magistral resumen del metodo Feldenkrais, así como por el resto de los articulos

Carmen Luz dijo...

La presentacion del metodo Feldenkrais esta precisa. Gracias!