;

sábado, 30 de agosto de 2008

Psicofisiología del movimiento

El movimiento es la manifestación fundamental, del desarrollo del hombre y posibilita su relación con el mundo y con los demás.

Nuestro cuerpo y sus movimientos son el instrumento a través del cual se realiza todo lo que hacemos, conocer el mundo, los objetos, realizar acciones, conocer y relacionarse con otros seres humanos. Así, prácticamente todas las conductas, ya sean de alimentación, sensuales, lucha o aprendizaje requieren un movimiento de los músculos del cuerpo.

Cada movimiento involucra la puesta en marcha de todo un engranaje complejo y perfecto en el que intervienen no solo el sistema músculo-esquelético, sino también el sistema nervioso que lo posibilita y controla.

El efector del movimiento es el músculo, formado por las fibras musculares y estas están inervadas por moto-neuronas que forman la vía final común del movimiento, ya que son conexiones entre el sistema nervoso central y las unidades de contracción del músculo esquelético.

La alfa moto-neurona es controlada directamente por 3 sistemas: aferencias modulares (reflejos), núcleos del tronco cerebral (núcleos vestibulares, reticulares y rojo), corteza primaria motora (circunvolución prerrolándica), los ganglios basales, la corteza premotora y el cerebelo también están involucrados en el control del movimiento.

Núcleos vestibulares: Ubicados en la región posterior del puente y bulbo raquídeo. Estos procesan información acerca de los movimientos dela cabeza, participan en los reflejos postulares, en los reflejos que permiten la fijación de la mirada.

Núcleos reticulares: Ubicados en el tronco cerebral, participan en reflejos postulares.
Núcleo rojo: Ubicado en el mesencéfalo facilita los movimientos flexores de las extremidades superiores.

Ganglios basales: Involucrados en los ajustes postulares necesarios para el inicio y mantenimiento del movimiento voluntario.
Corteza premotora: Ubicada delante del área motora primaria. Se relaciona a las memorias de los movimientos aprendidos. (Ideomotora).

Cerebelo: Ubicado detrás del tronco cerebral se relaciona con el equilibrio coordinación del movimiento, el daño en alguna porción del cerebelo produce ataxia (pérdida de la coordinación de los movimientos voluntarios) disminución del tono muscular, dismetría (movimientos inexactos), taxia truncal (inestabilidad, tambaleo).

Psicomotricidad
El desarrollo psicomotor tiene que ver con los aspectos físico-madurativo y lo relacional, pues tiene que ver tanto con leyes biológicas como con los aspectos interactivos susceptibles de estimulación y aprendizaje.

Un aspecto clave en la maduración de la conducta general, es el desarrollo del cerebro guardando relación con la evolución del control postural y con el autocontrol motor.

La psicomotricidad en los niños se utiliza de manera cotidiana, los niños la aplican corriendo, saltando, jugando con la pelota. Se pueden aplicar diversos juegos orientados a desarrollar la coordinación, el equilibrio y la orientación del niño, mediante estos juegos los niños podrán desarrollar, entre otras áreas, nociones espaciales y de lateralidad como arriba-abajo, derecha-izquierda, delante-atrás. En síntesis, podemos decir que la psicomotricidad considera al movimiento como medio de expresión, de comunicación y de relación del ser humano con los demás, desempeña un papel importante en el desarrollo armónico de la personalidad, puesto que el niño no solo desarrolla sus habilidades motoras; la psicomotricidad le permite integrar las interacciones a nivel de pensamiento, emociones y su socialización.

En los primeros años de vida, la Psicomotricidad juega un papel muy importante, porque influye valiosamente en el desarrollo intelectual, afectivo y social del niño favoreciendo la relación con su entorno y tomando en cuenta las diferencias individuales, necesidades e intereses de los niños y las niñas.A nivel motor, le permitirá al niño dominar su movimiento corporal.

A nivel cognitivo, permite la mejora de la memoria, la atención y concentración y la creatividad del niño.

A nivel social y afectivo, permitirá a los niños conocer y afrontar sus miedos y relacionarse con los demás

Las áreas de la Psicomotricidad son:
. Esquema Corporal
. Lateralidad
. Equilibrio
. Espacio
. Tiempo-ritmo
. Motricidad:
- motricidad gruesa
- motricidad fina.

Esquema Corporal: Es el conocimiento y la relación mental que la persona tiene de su propio cuerpo.

El desarrollo de esta área permite que los niños se identifiquen con su propio cuerpo, que se expresen a través de él, que lo utilicen como medio de contacto, sirviendo como base para el desarrollo de otras áreas y el aprendizaje de nociones como adelante-atrás, adentro-afuera, arriba-abajo ya que están referidas a su propio cuerpo.

Lateralidad: Es el predominio funcional de un lado del cuerpo, determinado por la supremacía de un hemisferio cerebral. Mediante esta área, el niño estará desarrollando las nociones de derecha e izquierda tomando como referencia su propio cuerpo y fortalecerá la ubicación como base para el proceso de lectoescritura. Es importante que el niño defina su lateralidad de manera espontánea y nunca forzada.

Equilibrio: Es considerado como la capacidad de mantener la estabilidad mientras se realizan diversas actividades motrices. Esta área se desarrolla a través de una ordenada relación entre el esquema corporal y el mundo exterior.Estructuración espacial: Esta área comprende la capacidad que tiene el niño para mantener la constante localización del propio cuerpo, tanto en función de la posición de los objetos en el espacio como para colocar esos objetos en función de su propia posición, comprende también la habilidad para organizar y disponer los elementos en el espacio, en el tiempo o en ambos a la vez. Las dificultades en esta área se pueden expresar a través de la escritura o la confusión entre letras.

Tiempo y Ritmo: Las nociones de tiempo y de ritmo se elaboran a través de movimientos que implican cierto orden temporal, se pueden desarrollar nociones temporales como: rápido, lento; orientación temporal como: antes-después y la estructuración temporal que se relaciona mucho con el espacio, es decir la conciencia de los movimientos, ejemplo: cruzar un espacio al ritmo de una pandereta, según lo indique el sonido.

Motricidad: Está referida al control que el niño es capaz de ejercer sobre su propio cuerpo. La
motricidad se divide en gruesa y fina, así tenemos:

a. Motricidad gruesa: Está referida a la coordinación de movimientos amplios, como: rodar, saltar, caminar, correr, bailar, etc.

b. Motricidad fina: Implica movimientos de mayor precisión que son requeridos especialmente en tareas donde se utilizan de manera simultanea el ojo, mano, dedos como por ejemplo: rasgar, cortar, pintar, colorear, enhebrar, escribir, etc)

TRASTORNOS DEL MOVIMIENTO EN LA INFANCIA:
Dispraxias:
Las dispraxias infantiles, se caracteriza por alteración en la estructuración espacio-temporal integración del esquema corporal.

El niño dispráxico presenta incapacidad y dificultad para realizar gestos sencillos encadenados y, especialmente, para repetir secuencias rítmicas.

Inestabilidad psicomotriz:
La inestabilidad psicomotriz tiene dos polos, el motor y el de la capacidad de atención, dando lugar el primero de ellos a la inestabilidad motriz (niño que permanece constantemente en movimiento: sentado balancea las piernas, las cruza, coloca las manos debajo de los muslos, se toca el pelo) y el segundo a la intención o inestabilidad psicológica (no mantiene contacto ocular, abandona la tarea o el juego a los poco minutos, se “pierde” con frecuencia en algunos se da ambas formas aunque una de ellas con más intensidad que la otra.

Debilidad motriz:
Este término para el niño que presenta torpeza gestual y al moverse por el espacio con una movilidad intencional. La debilidad motriz se encuentra también en niños de emotividad lábil que frecuentemente presentan una discreta perturbación en el esquema corporal.

Disgrafías:
La disgrafía consiste en una escritura defectuosa sin que haya un déficit neurológico ni una deficiencia intelectual que lo justifique. Los niños disgráficos escriben lentamente y de forma ilegible por lo que su ritmo escolar rápidamente queda retrasado, aunque su inteligencia sea normal.
Ritmias motoras:
Las ritmias motoras afectan sobre todo a las funciones postulares y motrices. Comprometen exclusivamente a la cabeza o al tronco, uniéndosele, en ocasiones, los miembros superiores. Son muy frecuentes en el niño normal y se pueden dar tanto de noche “ritmias del sueño” como de día.


Tricotilomanía:
La tricotilomania se caracteriza por la necesidad, más o menos importante, de arrancarse, tirarse de los cabellos o acariciarlos y enrollarlos, en ocasiones, las más graves, conduce a la aparición de grandes zonas peladas ya que se arrancan los cabellos a manojos y pueden incluso llegar a comerlos (tricofagia) .


Onicofagia
La onicofagia o hábito de comerse las uñas un fenómeno muy frecuente que realizan. Es independiente del sexo y no tienen que ver con el nivel de inteligencia. Aparece en sujetos ansiosos.
Suele ir acompañado de inestabilidad motora y de un fondo de tensión y ansiedad, yendo unido en ocasiones a otras descargas como chuparse el dedo.

Los tics:
Se trata de movimientos involuntarios, bruscos rápidos y repetidos que afectan a un grupo o varios grupos de músculos y que no tiene utilidad.

Suelen ir precedidos de una necesidad, de una tensión que se libera ejecutando el tic aumentan con los estados de ansiedad, disminuyen cuando el sujeto está distraído y desaparecen durante el sueño. Si se reprimen originan malestar.

1 comentario:

blanco dijo...

voy a empezar a practicar uniendo los hemisferios.haciendo cosas con la mano izquierda.creo que cuando algo resulta dificil eso quiere decir que es bueno,que hay un reto y que detras de esa puerta hay algo mas.si fuese muy sencillo nada mas ponerse entonces no valdria la pena.