;

miércoles, 15 de octubre de 2008

Ideas Para Estructurar una Sesión Terapeútica

En muchos casos muchos de nosotros al comenzar a hacer prácticas o propiamente a ejercer no sabemos como llevar a cabo una adecuada sesión terapéutica, esta debe tener determinados pasos y lineamientos flexibles para en primer lugar ayudar de mejor manera al paciente y desempeñarnos adecuadamente como psicólogos.

Existen diferentes enfoques que usan diversas técnicas en el momento de la intervención terapéutica, curiosamente hace poco estuvimos leyendo un artículo a través del cual se realizaban comparaciones entre la intervención en cada enfoque; también decían que si bien es cierto todos tenemos un determinado método, existen lineamientos básicos a través de los cuales nos podemos guiar para generar nosotros mismos una adecuada estructura que nos permita trabajar mejor, a continuación explicaremos en la medida de lo posible cada punto de referencia importante.

En primer lugar luego de haber establecido el encuadre terapéutico que es en donde tratamos y llegamos a un acuerdo acerca de los horarios, nuestros horarios y la privacidad que se tendrá durante las terapias se debe proceder a generar una agenda tanto personal para nosotros como para la persona a quienes estamos brindando el servicio; esto es en primer lugar hacer una adecuada recolección de información personal, de su desempeño y las cosas que le atañen, procederemos a que en cada sesión se establezca una agenda con el tema a tocar ese día y el objetivo a lograr, esto lo deberá identificar la persona a quien se le brinda el servicio psicológico, debido a que la meta a cumplir es por ella, generalmente después de la segunda sesión se comienzan a dejar trabajos o a llegar a acuerdos con esta persona (similar a las tareas) para que en el transcurso de una sesión y otra las vaya cumpliendo, cosa que así cada sesión se ve enlazada y no al azar, esto ayudará a que la persona tome conciencia de la preocupación y el interés de nosotros hacia el/ella y la labor terapéutica sea más factible y los resultados más óptimos.

Luego de haber revisado lo pendiente en la agenda se puede proceder a chequear el estado de ánimo actual de la persona, esto es importante debido a que teniendo en cuenta esto la sesión a realizar a cabo puede tener éxito o no, los estados emocionales de las personas pueden variar en forma brusca de una sesión a otra, es por ello que se recomienda tomarse un tiempo para volver a establecer el rapport y la empatía con cada intervención y nunca darla por ya establecida, recordemos que son personas con necesidades y en muchas ocasiones el no poder identificar estas son las que generar los problemas; es por ello que el identificar una determinada emoción o el ánimo de esa persona y haciéndoselo saber será capaz de captar y aceptar de mejor manera lo visto en la terapia.

El paso que sigue luego de haber revisado lo anterior visto, y chequear el ánimo de la persona, es hacer que ella misma identifique el nuevo punto a tratar, esto debe guardar correlación con lo anteriormente tratado y/o con un nuevo suceso que nos quiera y desee comentar, esto le debe brindar beneficio a la persona para ayudar a solucionar su problema, poniendo un ejemplo si viene a terapia alguien con problemas de depresión ese es el problema en si, y no se debe olvidar que el problema a solucionar es la depresión que padece, los problemas en la casa con la familia, con la pareja son aquellos que esta depresión se mantenga; en muchos casos muchos colegas terminan olvidando el verdadero problema de la persona ayudando solo al problema con la pareja o familia, esto es solo solucionar el síntoma, que es manifiesto de un problema; tampoco hay que caer en el error de que al solucionar todos los síntomas se soluciona el problema, debido que en la realidad existen muchas ocasiones y situaciones que pueden generar nuevos síntomas, por lo contrario se debe trabajar Con la persona para desarrollar habilidades y capacidades que no sabia que tenía o que no usaba para estar preparadas para futuras situaciones que puedan reactivar el problema de trasfondo.

Luego de haber establecido el tema a tratar en la terapia, viene la intervención propiamente dicha, esto depende mucho del enfoque que se utilice, las herramientas son varias y es ahí en donde depende de cada terapeuta encontrar su mejor herramienta y ponerla en uso, ya sea cognitivo-conductual, psicoanalista, gestáltico, etc.

Terminando lo anterior, es importante que la persona intervenida realice un insight, esto se puede lograr de diferentes formas, una de las mas clásicas es hacer que la persona haga un resumen de la sesión, otra es que con sus propias palabras te diga lo que entendió y de que se dió cuenta, es importante no darle alternativas sino a lo que el explique todo aquello que entendió y que lo relacione con lo que se encuentra viviendo, esto hará que entienda y que se de cuenta de lo que antes no veía o encubría por el sufrimiento que le causaba. Claro esta que no necesariamente esto se vera en una sesión puede tardar muchas, esto dependerá de los mecanismos de defensa que tenga la persona y de cuan fuerte sea el problema.

Por último es muy recomendable la asignación de actividades entre sesiones, esto ayudará el compromiso de la persona para consigo mismo y será un indicador para nosotros para saber cuan efectiva esta siendo nuestra terapia.

Esta estructura es la que en forma personal usamos en la mayoría de las intervenciones que realizamos, claro esta que hay que tener en consideración la flexibilidad que se debe tener frente a nuevas ideas o si la persona plantea otro esquema, el lograr un avance no solo depende de lo que sabemos sino del como empatizamos con la persona a quien ayudamos, esto se ve sumergido en muchos conceptos y métodos, pero nunca recordemos que a quienes vemos y tratamos son al igual que nosotros personas que tiene un problema y que buscan ayuda, que en forma equivocada buscan respuestas, teniéndolas ellas mismas, es labor y deber de nosotros brindar una ayuda terapéutica, no parametrando pero si especificando el rol y función que cumple cada uno.

Espero esta pequeña estructura, aunque simple pero bastante útil para iniciarse en las terapias, sea de su agrado y los ayude a ser mejores psicólogos y terapeutas, espero también poder recibir sus criticas y algunas nuevas ideas que puedan aportar no solo a la página de visión psicológica, sino también a toda la comunidad de psicólogos y psicólogos en formación del Perú y del mundo.

BIOGRAFIA:

. Beck, A. “Terapia Cognitiva de las drogodependencias”. Editorial: Paidos. Buenos Aires: Argentina.
. Salama, H.(2002). “Psicoterapia Gestalt”. Editorial: Alfaomega. Mexico.
. Sanchez, D.(2000). “Terapia Familiar: Modelos y Técnicas”. Editorial: Manual Moderno. Mexico.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece muy buena entrada, no meramente como informativa, si no, como formativa, ojala que se sigan desarrollando mas temas como este y entren en profundidad.

Por cierto, se escribió mal la palabra Bibliografía, si eso es lo que se quería escribir al final

Johan Cajahuanca Signori dijo...

Muy buen artículo. Muy practico y formativo como anteriormente dijeron. Muchas gracias me ha segido muchísimo.