;

sábado, 26 de abril de 2008

Ejercicios para el estado del "YO"

1º SUS ESTADOS DEL YO Y SUS SENTIMIENTOS
Imagínese que, en una noche de tormenta, está solo en su casa. Desde hace varias horas duerme. De pronto, suena el timbre de la puerta y ve que son las tres de la madrugada.

· ¿Cuáles son sus pensamientos y sentimientos? ¿qué hará?
· ¿Qué hubiese sentido cuando niño? ¿Siente ahora lo mismo?
· ¿Qué hubieran hecho sus padres, uno y otro? ¿Se parece su conducta ahora a la de alguno de ellos?
· ¿Que cree que es lo mejor que se puede hacer
· Imagine ahora que llega a su trabajo como siempre. Su jefe le está esperando, denota tensión y enfado. Cuando le ve le reprende con aspereza porque a usted se le olvidó hacer algo.
· ¿Cuáles son sus pensamientos y sentimientos? ¿Qué hará?
· ¿Qué hubiera sentido cuando niño si el jefe fuese uno de sus padres o su maestro? ¿Siente lo mismo ahora?
· ¿Qué hubieran hecho sus padres? ¿Actuaría usted como alguno de ellos?
· ¿Qué cree que es lo mejor que se puede hacer?


2º Coloque 3 sillas vacías formando corro; ubique en una a su Padre interno, en otra a su Niño y en otra al Adulto. Busque un problema cualquiera de mediana intensidad. Siéntese en la primera y adopte las opiniones de su estado Padre, imite la forma en que hablarían sus familiares que forman ese Padre interno: sus palabras, tonos de voz, gestos, posición del cuerpo. Luego pase a la segunda silla y haba aparecer su Niño, exprese libremente, gesticule, muestre lo que le gustaría, lo que le apetece. Por último pase a la tercera silla y sea su Adulto: lógico, tranquilo, sin emociones, basándose en la realidad, lo que realmente le conviene y no. Siga cambiando de posiciones hasta que quiera pero cuidando de no confundirse: Siéntese en la silla que corresponda al estado del Yo en que sienta estar; si moraliza, critica, imita opiniones de sus padres en la silla del Padre, si comunica racionalmente en la del Adulto, si entra en contacto con reacciones de cuando tenía 10 años o menos, siéntese en la tercera


2º EN CONTACTO CON SU INFANCIA
Saque el álbum de fotos familiar o cualquier foto de usted cuando era niño. Estudie las fotos detenidamente y deje que surjan sus recuerdos sin forzar, no como usted piensa que debió ser, sino como realmente fue:
× ¿Fueron felices esos momentos? ¿Tristes? ¿Críticos?
× ¿Qué ocurría en su vida entonces?
× ¿Compárese a sí mismo de bebé, de pequeño, de colegial?
× ¿Que ve en esas fotos que todavía ve ahora en usted?
× ¿Percibe algo en esas fotos que desearía encontrar en usted ahora?

Después de conseguir una imagen de usted mismo cuando niño, lleve a ese niño de paseo, mentalmente, a un sitio tranquilo que fuera de su agrado en la niñez. Conozca a ese niño.
.
Escuche sus penas, alegrías, quejas, intereses, gustos, aficiones, deseos.
¿Qué opinión tiene ese niño de sí mismo?

3º VOLVIENDO AL NIÑO INTERNO

Acomódese en un lugar confortable y silencioso, apague la luz, cierre los ojos, acomódese y relájese. Respire lenta y profundamente durante un minuto... Ahora, con los ojos de su mente vuelva a un momento de su infancia... al recuerdo más temprano que tenga. Véase siendo chico o chica; observe su rostro, su ropa, su cuerpo... el ambiente que le rodea... los sonidos que se producen en ese momento... deje que aparezcan otras personas presentes, personas importantes para ese niño... véalos, escúchelos... Ahora métase "dentro" de esa criatura, adoptando su edad, estatura, visión del mundo, forma de pensar... ¿qué siente y piensa siendo pequeño en esa situación?

Quédese un tiempo así, profundizando en ese contacto y en las emociones y sensaciones que experimenta.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

les comento que con estos ejercicios los he tratado de hacer, algunos me han funcionado pero otros no los entiendo, seguro me falta un poco mas de practica, sin embargo me han ayudado, espero encontrar mas ejercicios para esto, gracias!!

Anónimo dijo...

usted me puede decir planteamientos del estado del yo por 4 sicologos por favor es urgente. gracias.

Anónimo dijo...

Haciendo los ejercicios, veo en mi mucho temor e inseguridad. En alguno de los ejercicios tambien experimento odio hacia mi mismo y hacia otra personas. Pude ver un ausencia total de metas concretas e intereses en mi vida. El deseo de sobrevivir atraves del arte, pero lo que veo lamentable es que tambien tengo una dependencia en la aceptacion de las demas personas hacia mi, pero siempre con el temor de sufrir a causa de otros. Esto me ha llevado a un estado depresivo cronico, en donde me aislo de los demas y predomina en mi un deseo de autoeliminacion, algo que he intentado en numerosas ocasiones y que es mi proposito lograr.