;

martes, 22 de abril de 2008

Trastornos Psicotóxicos: René Spitz

Según Spitz, las enfermedades psicotóxicas son síndromes resultantes de la deformación de la relación objetal durante el primer año de vida del niño. Es el comportamiento patológico de la madre el que deforma su relación con el hijo y actúa en forma de toxina psíquica, proporcionando al niño estímulos impropios. Esta conducta materna es siempre una forma de rechazo del niño.

Sea cual fuere la actitud manifiesta de la madre, el niño percibe el afecto subyacente, ya que su inconsciente está desde el principio en contacto directo con el de la madre, registra el impacto de los sentimientos hostiles aunque estén sobrecompensados por una conducta solícita; y reacciona con trastornos.

1- Cuadros provocados por un rechazo primario manifiesto

El rechazo primario es el rechazo global de todo lo sexual, ya sea maternidad, embarazo, acto sexual, la sexualidad en sí misma. No se dirige hacia el bebe como persona, sino como producto de un acto repudiado.

La reacción del niño según su fuerza congénita, puede tener varias formas:

A- Shock primario: la entrega pasiva es la reacción débil del lactante de pocos días, a una madre que no lo acepta. Las características son el instinto de succión de poca intensidad. Por falta de interés o amor materno, no recibe la ayuda necesaria para estimular y facilitar la succión. Pierde progresivamente la capacidad de succionar. Como resultado se produce la pérdida generalizada del tono muscular, su respiración se hace irregular y su piel palidece.

B- Inversión del reflejo de succión: es una protesta activa contra el rechazo materno. Ocurre en niños bien constituidos. Ante la dificultad de comunicación con la madre, reacciona empujando el pezón con la lengua en forma enérgica y sacándolo de la boca. El niño se echa hacia atrás y su cuerpo se arquea. Exterioriza una protesta corporal.

Los trastornos que se describen a continuación constituyen reacciones a una hostilidad materna manifiesta, que se dirige contra el niño mismo, no es global.

2- Cuadros provocados por solicitud ansiosa primaria:

A- Cólico de los tres meses: la solicitud ansiosa primaria es una manera específica de sobreprotección materna, debido a la compensación de los sentimientos inconscientes de culpa.

Deben darse dos factores para que el lactante padezca el cólico de los tres meses: una predisposición congénita, la hipertonía; y un factor desencadenante la reacción equívoca de la madre ante la demanda del niño.

El niño constitucionalmente hipertónico está más tenso, capta más estímulos. Su aumento de tensión se manifiesta con llanto y la madre interpreta el llanto como señal de hambre, le da comida en lugar de amor. De esta manera se sobrecarga el tracto intestinal.
A los tres meses de edad, el síntoma cesa espontáneamente.

B- Mericismo o rumiación: es un trastorno grave pero poco frecuente. Los lactantes rumiadores no se dejan observar, se dedican a su actividad autoerótica estando solos y si alguien los mira la interrumpen.

Dificultad de la madre para establecer una relación cálida con el bebé. Es inmadura, dependiente, depresiva, incapaz de servir como yo auxiliar del bebé. No le proporciona, ni lo protege de los estímulos.

Es la regurgitación voluntaria de la leche recién tragada, alimento que el bebé en parte devuelve y en parte retiene en la boca, masticándolo lentamente. Participan la faringe y la mano llevada a la boca que provoca arcadas.

3- Cuadro provocado por la hostilidad materna disfrazada de angustia

A- Dermatitis atópica: también llamado eczema del lactante. Para que se produzca es necesaria una predisposición cutánea del niño y además las madres evitaban el contacto físico con sus hijos.
Los estímulos maternos son escasos, caóticos y faltan los más esenciales de ese momento: los táctiles. Los precarios mensajes que la madre envía sólo sirven para transmitir angustia, crean confusión y llevarán a la producción de dermatitis.

La hostilidad reprimida inconsciente era muy intensa y se expresaba por una angustia manifiesta. No les gustaba tocar a sus hijos, mostraban mucho miedo. Estos temores encubrían hostilidad, ya que ellas mismas provocaban situaciones de peligro.

Una característica de estos niños era la falta casi absoluta de la angustia de los 8 meses.Se cura espontáneamente.

B- Balanceo: es un fenómeno episódico y pasajero que se presenta en todos los niños. Es patológico cuando se convierte en actividad principal y exclusiva.

En cuanto a las madres, su conducta oscila rápidamente entre el cariño y la hostilidad; tienden a las exageraciones, cambios de humor repentinos, conducta imprevisible. Esto no ayuda a que el niño establezca una relación objetal firme.

C- Juegos fecales: jugar con excrementos es un fenómeno normal y pasajero en el 2do año de vida, pero en el 1er año son una manifestación patológica y grave, aunque rara. Es fruto de la repentina pérdida emocional de una madre dedicada y cálida, puede deberse a una depresión de esta última, producida en el momento en que el proceso de diferenciación y separación acababa de iniciarse (entre la etapa oral y anal).

No hay comentarios: