;

viernes, 4 de julio de 2008

Más cerca del AUTISMO

Definición del autismo
El autismo es un síndrome, es decir un conjunto de síntomas y signos y su presencia indica que hay un trastorno o un mal funcionamiento de un órgano o un sistema. En el caso del síndrome autista, la disfunción está en el sistema nervioso central, fundamentalmente en el cerebro.

El autismo empieza en la primera infancia y persiste a lo largo de la edad adulta afectando tres zonas cruciales del desarrollo: la comunicación verbal y no verbal, la interacción social y el juego creativo o imaginativo.

El autismo es la condición más común del llamado grupo de trastornos penetrantes del desarrollo (PDD, por su sigla en inglés). Estos trastornos involucran retrasos en muchas áreas del desarrollo de la niñez. Los primeros signos del autismo se pueden observar generalmente antes de los tres años de edad. Muchos individuos que son autistas también contraen epilepsia, un trastorno cerebral que causa crisis convulsivas, al llegar a la edad adulta.

Algunas definiciones planteadas por algunos autores:

Rutter (1984), define el autismo como un síndrome de conductas y destaca tres grandes grupos de síntomas que se observan en la mayoría de los niños diagnosticados como autista:

· Incapacidad profunda y general para establecer relaciones sociales.
· Alteración del lenguaje y las pautas prelingüígsticas.
· Fenómenos rituales o compulsivos

Además los movimientos repetitivos y estereotipados, la poca capacidad de atención, las conductas auto lesivas y el retraso en el control de esfínteres son también comunes en el niño autista, pero estos síntomas no ocurren en todos los casos. Rutter considera que la edad de comienzo de la alteración es anterior a los treinta meses.

Según la Asociación Chilena de Padres y Amigos de los Autistas, el autismo es una alteración profunda en el desarrollo que imposibilita el normal funcionamiento, generalmente se manifiesta a temprana edad, se presenta aproximadamente en cuatro casos de diez mil nacimientos, es más frecuente en los varones que en las niñas. Se ha encontrado casos de autismo en todas las partes del mundo y en todos los grupos sociales.

Para la National Society For Autistic Children (NSAC), el autismo es un síndrome que se define conductualmente mediante los siguientes rasgos esenciales:

· Alteraciones de las secuencias y ritmos de desarrollo.
· Perturbación de las respuestas a los estímulos sensoriales.
· Perturbación del habla-lenguaje, cognición y comunicación no verbal.
· Alteraciones de la capacidad de relaciones adecuadamente con objetos, situaciones y personas.

Otra definición del autismo es que la considera como un síndrome de la niñez que se caracteriza por falta de relaciones sociales, carencia de habilidades para la comunicación, rituales compulsivos persistentes y resistencia al cambio. Un niño con estas características no se relaciona con las personas que se hallan a su alrededor, prefiere jugar con un objeto, con un juguete o con su propio cuerpo. En el lenguaje, si lo hay, surgen desajustes severos aún cuando el niño está conciente de su medio a tal grado que si se interfiere con el juego ritual del niño s si los objetos conocidos a su alrededor se cambian de lugar, él se molesta y hace berrinche.

El inicio de este síndrome normalmente se presenta en la infancia, algunas veces desde el nacimiento, pero se hace evidente con certeza durante los tres primeros años de vida.

Para describir dicho síndrome, se han empleado varios nombres, ellos son: Síndrome de Kanner, síndrome anormal primario, Autismo encapsulado secundario; Esquizofrenia de tipo autista; Desarrollo autístico de la niñez con rasgos autistas y Retraso normal asociado con autismo. Paluszny (1987)

Las características del niño autista, según Paluzny (1987), son: No mira directamente a la persona, no juega con juguetes, resiste a ser cambiado de lugar, deseo obsesivo de mostrarse igual sin cambio, un lenguaje que repite lo escuchado (ecolalia), buena habilidad motora fina.

ORÍGEN DEL AUTISMO
Genéticas: (endógenas) producto de una falla cromosómica llamada "X frágil".
El autismo no tiene fuerza hereditaria, puede ser heredada por una cuarta parte de los descendientes.

Bioquímicas: el mal funcionamiento químico o metabólico favorece el comportamiento autista. Puede ser producto de hipocalcinurias, acidosis lácticas, desorden del metabolismo de las purinas. Esta enfocado hacia el rol que cumplen los neurotransmisores. Uno de los neurotransmisores principales es la Serótina como así también el Tripofano

Virales: (congénitas) puede ser producto de infecciones sufridas por la madre durante el embarazo. Estas provocan anormalidades en el S.N.C (por ejemplo la rubéola).
Estructurales: debido a malformaciones del cerebelo, hemisferios cerebrales y otras estructuras neurológicas

CARACTERÍSTICAS DEL AUTISMO
Kanner destaca las siguientes características, que parecían ser comunes a todos los niños que observó:

Extrema soledad autista.
Los niños no se relacionaban normalmente con las personas, especialmente con otros niños y parecían felices cuando se les dejaba solos. Kanner sospechaba que esta ausencia de respuesta social empezaba muy pronto en la vida del niño.


Deseo obsesivo de invarianza ambiental.
Los niños se molestaban enormemente con los cambios en su rutina o con los objetos que les rodeaban y mostraban una especial insistencia en mantener preservado lo más idéntico, sin cambios, el ambiente.

Memoria excelente.
Los niños que vió Kanner demostraban una capacidad sorprendente para memorizar grandes cantidades de material sin sentido a efectos prácticos (por ejemplo, una página del índice de una enciclopedia). Esta buena memoria no se correspondía con las dificultades de aprendizaje que presentaban en otras áreas o incluso con el retraso observado en otros aspectos.

Expresión inteligente (buen potencial cognitivo) y ausencia de rasgos físicos.
Kanner creyó que la memoria y las destrezas sobresalientes de algunos casos eran el reflejo de una inteligencia fuera de lo común, a pesar de que considerara que muchos niños tenían dificultades de aprendizaje. Por otro lado, la ausencia de estigmas físicos conducen también a una impresión de inteligencia. Kanner remarcó la "Fisonomía inteligente" de sus casos y otros autores han descrito a niños con autismo habitualmente muy guapos.

Hipersensibilidad a los estímulos.
Kanner observó que muchos de los niños que el vio reaccionaban intensamente a ciertos ruidos y a algunos objetos. Algunos también manifestaban problema con la alimentación. La cuestión de si la hipersensibilidad es una de las características centrales del autismo o si más bien es consecuencia de una dificultad para analizar y percibir la información con sentido, es una cuestión abierta y objeto de debate entre algunas de las teorías psicológicas del autismo.


Mutismo o lenguaje sin intención comunicativa real.Se incluyen aquí no solo los niños sin habla sino también los niños que solo usaban ecolalia, a Kanner le llamó especialmente la atención el fenómeno de la ecolalia. Los niños repetían fragmentos lingüísticos que habían oídos pero eran incapaces de utilizar el lenguaje para dar a entender algo más que sus necesidades inmediatas.

Limitaciones en la variedad de la actividad espontánea.
Kanner observó el contraste entre la buena manipulación de objetos que demostraban los niños y el uso que hacían de estos objetos. Las acciones que aplicaban a los objetos informaban de una buena destreza manual aunque las actividades se caracterizaban por la realización de conductas de giro o la realización rígida de un conjunto de rutinas pero no el uso social de los objetos.

El juego.
La observación de un niño que juega con objetos representacionales es el modo más eficiente de acceder a su status mental. Las características conductuales de un niño autista en el preescolar se ven claramente reflejadas en el empobrecimiento de su juego. Por lo general, manipulan los juguetes en vez de jugar con ellos; si son capaces de realizar algún juego imaginativo, este suele ser la repetición de un escenario aprendido reiteradamente.

Pueden acumular o elegir juguetes, y se sienten bien jugando solos ya que tienen una notoria incapacidad de incorporar a otro niño en su juego.

Cognición:
Una marca del contraste del autismo es la habilidad irregular respecto de las capacidades cognitivas. Esta irregularidad disminuye enormemente el valor informativo de los puntajes resumidos del cociente intelectual (CI). Las habilidades de los niños autistas varían desde una deficiencia mental profunda hasta capacidades superiores, pero incluso una habilidad total superior esta asociada con áreas de menos competencia. En algunas personas autistas la irregularidad esta marcada que un talento excepcional puede llegar a coexistir con un incompetencia mental total, produciéndose el llamado Síndrome Savat, por convención, el término Savat no se refiere a niños autistas inteligente ( o no autistas) con in talento excepcional. Una especial capacidad para la música, el dibujo, los cálculos, la memoria mecánica, las habilidades espacio- visuales, lo que produce genios de la música y artistas, calculadores de calendarios, memoristas y adivinadores de acertijos. La mayoría de los niños autistas, quizá un 70%, tienen deficiencia mental con CI de escala completa menor que 70 y no serán adultos independientes.

Atención:
Significativos trastornos de la atención. Pueden ser extremadamente perturbables y manipular un objeto sin jugar con ellos, pero algunos de esos niños puede durante un lapso prolongado mantener la atención en sus actividades favoritas, jugar con una computadora, estudiar horarios o calendarios, etc.

Frecuentemente son prominentes, la perseverancia por la capacidad de no aburrirse. Las marcas centrales de estos niños son la rigidez, la insistencia a la repetición y una marcada dificultad para cambiar la actividad, se desconoce si estas manifestaciones de ansiedad o de atención focalizada. Se propuso que el déficit en la atención selectiva o la incapacidad de cambiar con rapidez el objeto de atención desempeñarían un rol clave en la sintomatología autista

Memoria:
Muchos niños autistas tienen una memoria verbal y/o visoespacial superior. La ecolalia retardada, la repetición de comerciales de televisión y la habilidad precoz para recitar el alfabeto y decir historias palabras por palabras son testimonios de una memoria verbal superior, pero no de la habilidad del niño de comprender lo que está diciendo. La inusual capacidad de recordar caminos o el trazo de lugares visitados es testimonio de una excelente memoria espacial; así mismo, la limitada habilidad de estos niños para retener lo que los educadores tratan de enseñarles pueden reflejar sus limitaciones cognitivas, pero también manifiestan la disociabilidad de las capacidades anémicas especializadas.
Sistema motor:
Con la posible excepción de estereotipias y quizá de hipotonía, el déficit motor no son síntomas centrales de autismo, ya que no están invariablemente presentes y difieren de niño a niño de forma considerable. La estereotipia es una marca de autismo casi universalmente presente en todas las edades. Estas personas pueden mecerse en la cama mientras concilian el sueño, aletear con las manos o tensionar los músculos cuando se excitan, patear, balancearse de un pie a otro, aplaudir, entrecruzar los dedos, manipular una mecha de cabello pedazos de tela. También es frecuente que giren o corran en círculos. Una explicación de estas de estas actividades es que cumplen la función de autoestimulación.

Algunos niños autistas no tienen otra característica de tipo motor además de estas estereotipias, poseen buena coordinación, caminan tempranamente, trepan con agilidad y tienen capacidad de colocar bien las piezas de un rompecabezas. Otros son torpes, y algunos sufren una apraxia tan severa que no tienen idea de cómo imitar gestos, golpear sus pies, saltar o tomar un lápiz.

La apraxia es considerada causa del deterioro de la habilidad de algunos niños autistas que pueden aprender a expresarse en forma escrita usando un teclado.

Un grupo significativo de niños autistas son hipotónicos. Algunos caminan en punta de pie, lo que sugiere la existencia de una diplejía espástica moderada con hiperreflexia, que por lo general no es encontrada. Algunos niños pequeños gatean con las manos y los pies enroscados. En contrastes con estos déficit motores leves, los déficit motores severos son pocos frecuentes si no existe una patología cerebral demostrable.
Sistema sensorio-perceptual:
Con frecuencia, los niños autistas presentan anormalidades significativas en respuestas a una variedad de estímulos sensoriales. Estas anormalidades reflejan déficit preceptúales más que sensoriales primarios (Esta afirmación no niega la existencia de niños autistas sordos, o ciegos). Las anormalidades pueden ser secundarias a los defectos de atención, cognitivos o de motivación. Sus grados y sus características son muy variables, lo que sugiere que el déficit sensorial no son marcas centrales definitorias del síndrome, aunque la respuesta anormal pueda serlo.

Por lo general, los niños autistas emplean mejor la modalidad visual que la auditiva. La memoria visual de caminos y lugares puede ser excelente; algunos de estos niños pueden ser extremadamente observadores y focalizan blancos invisibles, se fascinan con ventiladores o ruedas giratorias, y son capaces de aprender el lenguaje a través de la vista cuando no pueden hacerlo por medio del oído.

Muchos niños autistas responden tan pobremente al sonido que pueden sugerir la existencia de un deterioro auditivo. Sin embargo, estos mismos niños, como muchos otros, pueden ser intolerantes a los sonidos fuertes y taparse los oídos para apaciguarlos. También pueden hacer lo mismo cuando se les habla; no está claro si a causa del sonido en sí o por la incapacidad de manejar los estímulos breves en secuencia rápida que codifica la fonología. La agnosia auditivo-verbal puede ser, en su esencia, un déficit severo de la percepción auditiva.

Se llama defensa táctil a la reacción que consiste en arquear la espalda y empujar cuando alguien trata de abrazarlos o acariciarlos. Este tipo de respuestas, que es poco común en otras personas, frecuentemente se atribuye al defecto del niño autista para sociabilizar. Otros niños autistas, en cambio, adoran que les hagan cosquillas y caricias y que los alcen de un lugar a otro, y también les gustan los juegos bruscos: a veces rompen objetos para conocer su textura. Una anormalidad notoria en algunos niños autistas, especialmente en los no verbales severamente retardados, es le comportamiento autodestructivo que consiste en morderse la mano o el brazo, aplaudir tan fuerte y rápidamente como para producir callosidades en las palmas, sacudir la cabeza o golpearla hasta producir una hinchazón en la sien, o pellizcarse hasta hacerse sangrar. Este comportamiento puede ser tan frecuente que se requieren ciertas restricciones para evitar heridas permanentes. En algunos casos estas conductas son manifestaciones de frustración o intento de manipular a los padres o cuidadores.

Los niños autistas también pueden dar respuestas atípicas a los olores y al gusto: algunos huelen regularmente la comida, pero también objetos y personas; algunos chupan indiscriminadamente la comida y objetos no comestibles; algunos sólo comen una variedad limitada de alimentos. La razón de este comportamiento no se conoce.

EVOLUCIÓN DEL AUTISMO
El Síndrome autista se manifiesta entre el primer y tercer año de vida. Al surgir la sintomatología ocurre una detención del desarrollo, una regresión, ya que pierden las habilidades adquiridas, se puede confundir con otros trastornos o discapacidades (retraso mental, hipoacusia, epilepsia, Síndrome de Down, trastorno de Asperger, trastorno de Rett). Desde el punto de vista psicológico se dice que son "border", es decir, fronterizos.

Las características evolutivas del síndrome autista son:

Primer año: (lactante)
- Bebé menos alerta a su entorno.
- No se interesa por su entorno.
- Permanece en la cuna por horas sin requerir atención.
- No responde al abrazo de la madre.
- Son difíciles de acomodar en los brazos.
- La sonrisa social (cuatro meses) no aparece.
- Puede parecer contento, pero su sonrisa no es social.
- Rara vez ve el rostro materno.
- No diferencia a los familiares.
- Está desinteresado por las personas en general.
- Los juegos le resultan indiferentes.
- Lloran largo rato sin causa alguna.

Segundo y tercer año: (avanzan las conductas anormales)
- Falta de respuesta emocional hacia los padres.
- Falta de lenguaje (ausencia de comunicación verbal).
- No hay contacto visual.
- Producen movimientos repetitivos (mecerse, golpearse la cabeza, aletear las manos).
- Tienen carencia de dolor.
- Se asustan de los ruidos.
- Llanto desconsolado sin causa aparente.
- No usan juguetes.
- Tienen un retraso en la adquisición del cuidad personal.
- No controlan esfínteres.

Niñez:
Continúan los mismo trastornos de conducta que en los primeros años pero se acentúan más, se hacen cada vez más evidentes, se diferencian de los niños de su misma edad.
- No se visten solos.
- No se relacionan con los niños.
- Prefieren jugar solos.
- No presentan experiencias ni vivencias propias.
- El lenguaje es defectuoso.
- Presentan ataques violentos, agresivos y sin provocación alguna.

Adolescencia – adultez:
En esta etapa los trastornos son similares a los de individuos que presentan retardado mental, ya que el funcionamiento del autismo adolescente o adulto dependerá de factores como:

- Lenguaje:
factores determinantes para manifestar sus necesidades.

-Hábitos de autoayuda: pretende llevar una vida independiente, debe saberse capaz de auto ayudar en normas de higiene personal, alimentación, vestimenta. Puede abastecerse solo si es educado desde pequeño, lleva mucho tiempo en entrenarse y resulta una tarea muy difícil.


BIBLIOGRAFIA

Fejerman, N. (1984). Autismo infantil y otros trastornos del desarrollo. Buenos Aires. Paidos.1994.

Mondragón, T. (1997). Autismo, Etiología evaluación y tratamiento psicológico. Monografía para optar el grado de licenciado en psicología. Lima: UNFV

Llerena, M. (1998). Autismo nuevos enfoques y programas. Monografía para optar el grado de licenciado en psicología. Lima: UNFV

García, L. (1999). Autismo, etiología evaluación y tratamiento. Monografía para obtener el grado de licenciado en psicología. Lima: UNFV


PRÓXIMAMENTE: TRATAMIENTO DEL AUTISMO...
JOMED


No hay comentarios: