;

martes, 23 de septiembre de 2008

Intervención Terapéutica en niños Víctimas de Abuso Sexual

Visón psicológica respondiendo a las preguntas hechas por nuestros amables visitantes sobre el tipo de terapia que se utiliza con niños victima de abuso sexual hemos llegado a un acuerdo el cual presentamos en el siguiente artículo, esperando que pueda responder sus dudas.

El abuso sexual infantil es un problema psicosocial que cada vez se presenta con mayor incidencia. La preocupación de lo profesionales es no solo llegar a entender al niño sino en ver de que manera podemos ayudarlo emocionalmente a superar el trauma sufrido.

Así mismo refiere que es difícil pretender un enfoque psicoterapéutico en la rehabilitación de estos niños, desde la psicología es necesario recurrir a los diferentes métodos y técnicas buscando la ayuda a estos niños.

Dentro de la diversas intervenciones terapéuticas se trabaja con ellos en Psicoterapia de grupo, de familia y terapia individual.

Antes de iniciar una terapia es conveniente realizar una reunión inicial entre el niño y su madre, apoyados por el Psicólogo, el trabajador social y los líderes del grupo al que ve a formar parte.

Intervención Terapéutica.

Iglesias (2001) definió la intervención terapéutica es toda acción o proceso que se caracteriza por promover la salud, entendida esta como el estado general de bienestar físico, mental y social de los personas.

Por lo tanto en la atención de casos de maltrato y/o abuso sexual infantil y adolescente, entendemos intervención terapéutica como todo acción o proceso que se dirige a interrumpir la cadena de repetición del maltrato y a restituir el estado de bienestar en los afectados y afectadas.
Estas acciones o procesos pueden ejecutarse en la interacción natural, de todas las operados y todos los operadores (psicólogos, trabajadoras sociales, maestros, etc.), con la familia, el niño, niña o adolescente que sufre el abuso.

En cuanto al niño Save The Children (1998) formulan las siguientes recomendaciones:

. Propiciar la confianza de los niños y escucharle.- padres y educadores deben animarles a hablar.
Creer al niño.- no hay que cuestionar la veracidad de los hechos porque cuando los niños cuentan un abuso; no mienten nunca.

. Decirle que no es culpable.- casi siempre muestran sentimientos de culpabilidad, por lo que es muy importante dejarle claro que el no tiene ninguna culpa, que el responsable es el agresor.

. Hacer que se siente orgulloso por haberlo contado.- quienes comunican estos hechos son valientes.

. Asegurarle que no le ocurrirá nada, que el abuso no se repetirá y no habrá represarías.
Decirle que saldrá adelante.

. Expresarle afecto.- necesitan sentirse seguros y queridos, sobre todo en situaciones traumáticas como en los casos de abusos sexuales.

. Hablar de los ocurrido y del agresor.- el niño debe reconocer sus sentimientos. Hay que animarle a hablar del abuso y hablar del agresor como alguien que necesita ayuda.

. Comunicar el abuso a la familia o a los servicios de protección de menores.- hay que informar a la familia de lo ocurrido cuanto antes, para que busquen la ayuda necesaria y proteger al niño para que el abuso no vuelva a producirse. Si el abuso es intrafamiliar, se debe informar e un familiar directo y diferente del agresor. En estos casos conviene seguir el caso, llamando a la familia o concertando entrevistas con el/ella parta comprobar si esta intentando resolver al problema o si se esta ocultando o negando como ocurre muchas veces. Si esta implicado el padre, hay que comunicarlo o los servicios de protección de menores para evitar que los miembros de la familia se organicen y silencian el abuso.

Principales tipos de tratamientos
El tratamientos del abuso sexual infantil requiere la utilización simultanea de distintas formas de terapia, ya que cada terapia cumple funciones distintas que representan diferentes aspectos del proceso global y contribuyen a los objetos generales de la intervención así, mientras que la terapia de familia pretende conseguir unas interrelaciones mas apropiadas dentro de la misma ( resolviendo los problemas y conflictos en las relaciones familiares), el tratamiento de grupo y terapia individual se centran en las necesidades individuales de cada miembro.

TERAPIA INDIVIDUAL
La psicoterapia individual intensiva conlleva la formación de en relación importante con el terapeuta que normal mente continua durante un tiempo. Es probable que el trabajo con el niño no solo se focalice en el abuso y la sexualidad sino también en otras relaciones y la visión de si mismo del niño.

A medida que avanza el trabajo el niño atraviesa por una fase en la que emergen sentimientos de temor y de ira, en este punto el niños puede resistirse al encuentro con el terapeuta, para superar esto el terapeuta tiene que brindarle bastante apoyo para remitir la resolución de estos conflictos, no es recomendable iniciar una psicoterapia para después descontinuarla. (Tapia 1999).

Además algunos autores mencionan que el tratamiento de los niños victimas de abuso sexual se debe ocupar de sus creencias y actitudes, reacciones emocionales y repuestas conductuales. La introducción al niño en la sexualidad adulta interfiere en su desarrollo normal produciendo con frecuencia creencias y actitudes inadecuadas.

Los niños varones se pueden sentir responsables del abuso sexual por la creencia cultural de que los varones deben ser capaces de protegerse a si mismos; en este caso el terapeuta debe enfatizar la escasa capacidad de protección del niño frente al adulto (mas fuerte y con mayor capacidad) y también explicarle a la victima por que algunos adultos desean tener relaciones sexuales con niños, en los casos de incesto, la resolución del problema de la responsabilidad se puede facilitar con una sesión que reúna a la victima con el agresor, siendo necesario preparar adecuadamente al niño y evidentemente que el agresor asuma su responsabilidad, asegure al niño que esto no va a volver a suceder.

Se propone como técnicas eficaces para el tratamiento de las disfunciones interpersonales la terapia cognitivo-conductual, el entrenamiento de Habilidades Sociales, Agresividad, Relajación, Desensibilizacion Sistemática, El Manejo De La Depresión, La Cólera, Educación Sexual.

TERAPIA DE GRUPOS CON IGUALES.
Sturkie (1992) distingue cinco modelos: El Modelo Tradicional se caracteriza por suministrar solo un marco básico en el que se trata el impacto del abuso sexual en el yo y en las interacciones del niño, pero son los participantes lo que marcan la pauta. El modelo de juego-evolutivo, utilizado principalmente con niños pequeños en las interacciones padres-niños mas que en el abuso sexual y se sirve del juego. En el Tratamiento estructurado. El clínico no se limita a facilitar el proceso, sino hay un elevado nivel de organización (temas y ejercicios por sesión). La terapia Artística. Se centra mas en los medios (dibujo, pintura), utiliza la expresión indirecta y simbólica de ideas y sentimientos. El tratamiento paralelo utiliza grupos de niños y padres, abordando cada uno de ellos los mismos temas de tratamiento.

El grupo también se puede convertir en un elemento de estabilidad y de apoyo en aquellos casos, que como consecuencia de la revelación del abuso, la victima percibe una reacción negativa de su entorno (incluso de padres y hermanos) y experimenta cambios significativos (lugar de residencia, escuele, amistades). Este tipo de tratamiento suministra al niño un contexto seguro en el que tiene acceso a diversas oportunidades educativas como sol el desarrollo y fortalecimiento de habilidades sociales, el descubrimiento de soluciones alternativas a sus problemas, la experimentación de nuevas conductas (asertividad) y feedback sincero sobre estas conductas por parte del grupo.

TERAPIA DE FAMILIA
Se basa en el supuesto de que el abuso sexual infantil es un síntoma de disfunción familiar de manera que es necesario abordar el tratamiento de las victimas y de sus familias.

Según Furmiss (1991) son siete los principales pasos: Bloquear el abuso sexual, es un hecho psicológico y una realidad de la familia, el abusador tiene que asumir la responsabilidad total y absoluta del abuso, si ambos padres asumen su responsabilidad en la crianza del niño, la terapia debe centrarse en la relación diádica madre-niño (el papel desempeñado por la madre, las propias dificultades de comprensión de la madre)

BIBLIOGRAFIA:
. Furniss. (2000) “Diagnostico del abuso sexual infantil y tratamiento de las victimas”. Ed. Siglo XXI Madrid.
. Iglesias. (2001). “Intervención terapéutica; manual de reflexión y procedimientos a atención de casos de maltrato y abuso sexual infantil”. Ed. Cesip: Lima.
OMS. Mayo (2003). “Un enfoque desde la psicología preventiva”. Lima.