;

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Mi mundo con agnosias

Como lo mencionamos en un artículo anterior y respondiendo a un lector, las agnosias son: la no capacidad de reconocer estímulos previamente aprendidos o de reconocer estímulos que pueden ser habitualmente aprendidos después de una exposición adecuada, que ocurre en ausencia de trastornos de la percepción; este problema se puede observar no solo a nivel fisiológico en la persona sino también afecta en forma grave el nivel emocional.

El no poder escuchar lo que otros escuchan, no ver lo que otros ven o no reconocer un rostro que conocemos muy bien hace que surjan en la persona sentimientos de ansiedad depresión y aislamiento de un mundo que sienten pero que no pueden comprender adecuadamente a través de sus sentidos.

La clasificación de las agnosias puede delimitar en cierta medida también el grado en el que pueda ser afectada la vida de esta persona, es un ejemplo de esto que en la agnosia visual aparezca una necesidad de aislamiento para no sufrir por lo que no logran percibir adecuadamente; así mismo la prosopagnosia que es una perturbación en el reconocimiento visual de caras, puede generar una gran depresión en la persona, esto es debido a que pierden la capacidad para reconocer con la visión a sus familiares más cercanos como hijos, madre, esposa, etc. generando en la persona un sentimiento de minusvalía y hasta pérdida del contacto con la realidad. La agnosia topográfica es otro claro ejemplo del sentimiento de minusvalía que puede ser generado por este trastorno, debido que aquí la persona pierde la capacidad de reconocer los alrededores no pudiendo realizar sus labores normales de cualquier día fuera de casa, sin que otra persona lo guíe.

Por lo mencionado anteriormente podemos concluir que las agnosias afectan a la vida diaria de la persona no en forma separada sino como una unidad, trayendo consigo diversos problemas y a medida que la persona reconozca y padezca de más facilidad para comunicarse adecuadamente con su medio esto se ira incrementando, es por ello que una de las cosas básicas a trabajar con estas personas es la autoestima y el afrontamiento de situaciones difíciles.

El pasar de poseer una visión perfectamente normal a no poder reconocer el rostro de uno de tus seres más amados generar indudablemente en la persona una crisis en la cual se ve marcada de imposibilidad de expresión y en muchas oportunidades poca comprensión por parte de su medio mas directo que en este caso pueden ser sus amigos o familia; esto hace que la persona guarde y no exprese sus emociones de rabia, cólera, tristeza y los vaya guardando para si, siendo esto dañino en muchos aspectos pudiendo hasta desencadenar una adicción por escapar de la realidad; es claro que esto dependerá mucho también de las habilidades y el tipo de afrontamiento que tenga la persona antes de que sucediera este trastorno de la percepción, a mayor autoestima y capacidad de reacción frente a crisis, mejor será su respuesta y adaptación a la nueva situación por la que pasa.

Existe un libro escrito ya hace muchos años pero que nos brinda una clara distinción entre estos problemas y nos ayuda a darnos cuenta que este problema no solo se queda en el ambito neuropsicológico sino también es importante trabajar los aspectos emocionales y mas profunda de la persona para que la respuesta adecuada surja en el menor tiempo posible y que esta persona se adapte a su nueva forma de conocer y ver el mundo, este libro es:

Barbizet, J. (1978). “Manual de Neuropsicología” Toray-Masson (primera edición). Barcelona.

Como mencionamos anteriormente es un libro bastante antiguo pero que explica de manera corta y sencilla las afecciones como la agnosia, esto nos facilitara la comprensión de este trastorno sino también de muchos otros.

No hay comentarios: